Omne vivum ex ovum, ex vivo.

Francesco Redi
, polímata italiano (1626-1697)

martes, 7 de agosto de 2012

¿Por qué los líquidos fríos empañan los vasos que los contienen? (y 2)


(Continuación) Como se trata de agua caliente, su temperatura hará que algunos millones de moléculas pasen a estado gaseoso, en un proceso físico inverso al anterior, el de la condensación.

Un cambio de estado conocido como vaporización o paso de líquido a gas.

Pero cuando estas moléculas de vapor de agua entren en contacto con el espejo, el mármol o el azulejo, que están a menor temperatura, tenderán también a enfriarse y condensarse, empañando así sus superficies.

Tres cuartos de lo mismo sucede en invierno, cuando viajamos en el interior de un coche con las ventanillas cerradas. Los cristales se empañan y no podemos ver bien a través de ellos, con el peligro que esto puede suponer para nuestra integridad y la de otras personas.

La explicación sencilla. El vapor de agua que contiene el aire caliente que exhalamos en nuestra respiración, se condensa en los cristales a menor temperatura por estar en contacto con el frio exterior.

El resultado no es otro que terminan empañándose al poco tiempo.

Aunque la solución, como la explicación científica, es bien sencilla. Basta con que los calentemos con el aire caliente de la calefacción para que se evapore o que los frotaremos con un trapo, para así eliminar el agua que nos impide ver.

O un método térmico o uno mecánico. Como prefiera.

A propósito del aire 
Tan solo una pincelada sabihonda. Comentarles que lo que conocemos como aire no es en realidad un gas, sino una mezcla homogénea o disolución de varios gases que conocemos como atmósfera.

Para los intereses de esta entrada les diré que la componen ‘la docena del fraile’.

O lo que es lo mismo, una docena larga de gases en diferentes porcentajes de abundancia, y entre los que destacan: nitrógeno N2(g), 78%; oxígeno O2(g), 21%; argón Ar(g), 0,9%; dióxido de carbono CO2(g); vapor de agua, H2O(g); etcétera.

Es decir, que aproximadamente de cada 100 moléculas que inhalamos, prácticamente 78 son de nitrógeno y 21 de oxígeno, que son las que utilizamos en el proceso de respiración.

Más sería mortal para nosotros. El oxígeno, en dosis mayores que ésta, resulta venenoso para cualquier ser vivo sobre la Tierra. Algo que no todo el mundo sabe.

Por cierto que el grupo español de tecno-pop y rock Mecano, tiene una canción de título Aire, perteneciente a su álbum de 1984 Ya viene el sol, cuya letra muestra un cierto rigor científico cuando habla de la composición atmosférica. Lo que es de agradecer. Es cuando dice:

Aire, soñé por un momento que era aire,  /  oxígeno, nitrógeno y argón, 
sin forma definida, ni color   /  fui aire, volador. 

En fin. Les dejo con ella.

3 comentarios :

Anónimo dijo...

Veo estas entradas muy interesantes ya que hay mucha incultura por ahí.

Santiago dijo...

Una cuestión si tiene a bien contestar, dada la toxicidad comentada del oxígeno a alta proporción ¿Que hay acerca de las máquinas que suministran "oxígeno puro" a las personas con problemas de respiración?
Felicidades por el blog

Carlos Roque Sánchez dijo...

Hola Santiago, perdona el retraso.
Me parece de lo más interesante y oportuna tu cuestión.
Si no le importa le contestaré en el blog a comienzos de semana.
Gracias y espero otros comentarios.